Y volver, volver, volver....

Brizna en el monzón - Entrada 2000 de este blog



Ocho años, y con esta que escribo son ya 2000 las entradas (post que dirá el amigo Lozano) en este blog. No podía pasar sin hacerle mi pequeño homenaje, ya que como soy yo el que suele escribirlos aquí (los homenajes digo) para los demás con números de carreras, portadas, en su tiempo efemérides, etc., nadie lo hará por mí.




Ocho años de club resumidos en el blog en esas 2000 entradas. 


Dos mil en las que a veces me he sentido pesado , espeso o débil, a partes iguales tanto para escribir como para correr, porque para mí siempre fue unido lo uno a lo otro. Pero en esos momentos he sabido sacar fuerzas de esa flaqueza, de esa ligereza que me hace ser una simple brizna en el monzón. Ese es mi sino. Otros quizás tengan un don especial, una genética privilegiada, o simplemente son constantes, perpetuos en su trabajo u  convicciones y jamás se sienten cansados o entre la espada y la pared. Yo sin embargo, no me duelen prendas en decirlo, a veces estoy a punto de tirar la toalla, a veces estoy entre esa pared y la espada. No soy un dechado de virtudes, ni un campeón. Pero en ese momento he sabido sacar la virtud del defecto, sintiéndome levitar para llegar a rozar las nubes, paradójicamente como la brizna en el monzón. Por eso sigo corriendo, tirando muros, hoyando cumbres, anotando distancias, para mi felicidad.  Y sigo escribiendo para mí, para mis compañeros y en algún caso amigos, y para todo el que lo quiera leer.


No podría, ni quisiera resumir con esta entrada esas 1999 y estos 8 años. Por muchas fuerzas de flaqueza que sacase no podría hacerlo. Para eso esta cada entrada, que permanecen aquí, en este blog y en esta nube llamada internet. En las que se han dado pábulo y nombre a cada uno/una de los más de 100 integrantes históricos del club, con más o menos acierto, pero sin obviar un solo hecho y con mucho corazón. Demasiado y en esto no soy dudoso. 


Solo voy a poner una pincelada de la esencia, la virtud y el defecto donde se cimentaron este club y por las cuales ha llegado a ser lo que es, a ser lo que somos. Una brizna en el monzón. Sacando muchas veces fuerzas de flaqueza.



                                                Entrada 2.000

Al principio no existía el rondo villano y las pistas de atletismo eran una zona oscura en un extremo del pueblo.

Navegábamos por el final del verano de año 2008, con las velas henchidas y los remos intactos, entonces no existían las quedadas, simplemente nos juntábamos, antes de que el oscuro otoño nos privase de luz, un grupo de corredores, cada tarde de cada martes y jueves, a una hora determinada, en el parking del centro comercial de Valgreen y desde allí bajábamos a Meco al trote, regresando por la carretera clandestina de Meco a Villanueva a toda leche (aquí se empezó a cimentar lo que luego se llamarón ostias), para afrontar la temida subida de las calles de las flores y regresar al parking desde allí. Cada entreno era una competición, cada tramo de recorrido una guerra de guerrillas, cada arrancada era un pulgar sesgando el cuello del rival (compañero). Y volvíamos a casa exhaustos, doloridos con un dolor soportable, pero sintiendo el oro olímpico colgado del cuello, héroes villanos por un día. No teníamos un plan de entrenamiento, simplemente había que darlo todo. No teníamos un objetivo deportivo o físico  por cumplir. Simplemente aquello nos colmaba.



Luego, pasado el océano azul del verano,  arribamos en el oscuro otoño, desechamos el nocturno campo, ya que los frontales era una tecnología desconocida para tan primitivos “atletas”, y decidimos partir desde el mismo sitio, cada martes y jueves,  para dar una vuelta al pueblo. Alguien lo llamo rondo en un post de este blog, y nació el rondo villano. Con una cuesta, de esas que te dejan huella (o como decíamos entonces te dejaba “las patas cagas”) por la cual cuando llegaban las fiestas del pueblo se lanzaban los autos locos.


Cada vez,  en aquellas salidas, en esos recién bautizados rondos,  se congregaban más villanos que se apuntaban al club y redondeaban aquel primigenio grupo. Villanos y villanas venidos de Villanueva, de Meco, de Azuqueca, incluso de Tres Cantos.  Pero, ¡amigos y amigas!,  un simple rondo se nos quedaba corto e insulso, ya que no daba casi tiempo de dar las famosas ostias que tanto nos gustaban, por lo que decidimos que lo suyo era hacer dos en cada entrenamiento, para que en el segundo sonase la corneta y alguien gritase “cuando empiezan las ……”. Cada rondo era una competición, cada cuesta de los autos  una refriega, conflicto o cruzada, cada arrancada al dar la curva con alevosía, nocturnidad y sin improvisación era un pulgar sesgando el cuello del rival (compañero), y si llegabas el último al parking sin una cabeza que echarte al morral ya tenias un motivo para volver a darlo todo el martes o jueves siguiente.  Y volvíamos a casa muertos con una sonrisa de oreja a oreja, maltrechos en nuestros músculos o huesos, pero sintiéndonos campeones del mundo, héroes villanos por un día. El plan si lo había no lo habíamos cumplido a rajatabla, seguramente nos saltamos la parte que decía en progresión para sustituirlo por osti… 


Aquello no nos haría perdurar en el tiempo, ni ser recordados, ya que éramos una simple brizna en el monzón, pero la vida era un pájaro de alas cortas que volaba alto y nosotros pretendíamos darle alcance a base de correr. 




Para mejorar la calidad de las ostias que nos arreábamos decidimos bajar a las pistas de atletismo de Azuqueca para cronometrarlas. Alguien nos dijo que aquello mejoraría nuestras marcas, si las hacíamos como se deben hacer.  De 200, de 400, de 800 o 1000 metros ¿las hacíamos como se deben?, no lo sé, se trataba de darlo todo poco a poco, en progresión….Y así era, todos en fila, dando lo que podíamos en cada serie poco a poco, en progresión, para llegar a la última se supone que sin fuerzas, pero las tenias que sacar, aunque fueran de flaqueza, ya que esa, la del final, era la de la gran ostia. . Y volvíamos a casa reventados y con un dolor cada vez menos soportable quizás, pero sintiéndonos máster del universo, héroes villanos por un día. Interpretábamos el fartlek a nuestra manera, el sprint no era un acto pendenciero ya que estábamos sobre aviso. No teníamos un objetivo deportivo o físico  por cumplir. Simplemente aquello nos hacia levitar. Como brizna en el monzón.


Ninguno éramos corredores punteros, al contrario, seriamos del montón. Pero en nuestro pequeño universo, en nuestro rondo, en nuestra serie agonizante, en nuestro capitulo o película,  éramos el centro del mundo. Brizna en el monzón.




En ese intervalo corto pero tan lleno de novedad nació la jerga villana (patas cagas, elite, morralla, cuando empiezan las ostias, tú cabeza vale 5 puntitos, las gallinas que entran por las que salen, etc..) que al principio nos sacaba la sonrisa descreídos de que siempre sería lo mismo.

Luego abrieron “nuestras pistas” y les pusieron luz y color. Dejaron de estar en un lugar oscuro del pueblo. Y ya teníamos un sitio propio donde empezar y terminar las ostias.


Desde aquel principio de todo, nos dio por ir a probarnos y competir en carreras populares. Con el lema de si vas tú, voy yo, nos juntábamos 6, 12, 20 o más villanos y villanas en cada una de ellas. De esta manera cada domingo era el mismo ritual, parecido al de los rondos o las series, salvo que aquí las ostias eran desde el primer metro.  Nos poníamos la casaca villana y surgía la transformación. Los mecánicos que reparaban con sus manos manchadas de grasa y aceite, los  oficinistas que se dejaban las pupilas en la pantalla del ordenador, los  albañiles que daban yeso a las paredes, las  amas de casa que planchaban montones de ropa, el cartero que repartía la correspondencia, el camarero que ponía copas, la ejecutiva . Todos ellos y ellas se calzaban las zapatillas, la camiseta amarilla, y pasaban de la rutina diaria que les daba de comer a ser héroes por unos kilómetros, atletas de élite, de nuestra elite, que en ningún caso llevaría condumio o sueldo a sus respectivas casas. Adelantábamos a un rival (compañero, amigo del club) y nos señalábamos con el pulgar en el cuello con un gesto inequívoco de “te he rebanado la cabeza”. En cada kilometro, cuesta o curva mirábamos hacia atrás para ver por donde venia el “rival” y si había que regular, o si estaba cerca y te quedaban fuerzas volver a atacar. El resto de populares nos miraban incrédulos pensando quizás (este tío que irá en el puesto 5.000 de la carrera mira para atrás ¿?). No lo entendían, jamás podrían hacerlo si no pertenecían al club, a este club de rebanadores. Esta es tú vida y se acaba en cada kilómetro. Y si caes, pues más alto volaras la próxima vez. Y luego nos íbamos todos al bar, para celebrarlo, tragando el corazón que se nos había salido por la boca, con un dolor cada vez menos soportable quizás, pero sintiéndonos el protagonista de la película, el centro del mundo,  héroes villanos por un día. No obteníamos titulo o diploma y los laureles o hazañas eran efímeros. Pero nosotros éramos los campeones, no esperábamos el reconocimiento del otro, la genuflexión aunque nos sintiéramos como deidades, ni el emoticono de las palmas. Simplemente aquello nos hacía levitar, unas horas antes de volver a la realidad.  Nos daba igual una milla, una legua, un diez mil o media maratón. Si ibas tú, iba yo. A la urbe, la pradera, la planicie o el pico. Y cuando llego abril como tú ibas al maratón, pues venga. ¿Y que vas a la montaña?, ¿y si nos hacemos un ultra?…. Si caes tú, caigo yo….




Éramos unos insensatos sin normas de moderación. Ya entonces teníamos una cierta “edad” para hacer aquellas locuras. Ya mi suegra me lo advirtió “si sigues así chaval esto te pasara factura”. Pero nosotros seguíamos a los nuestro, compitiendo cada martes, jueves, sábado o domingo. Picándonos en los comentarios del blog (entonces no había Whassap, ni emoticonos)  Quizás por aquella insensatez ahora nos duele esto o aquello otro y ya no recuperemos aquel hueso o cartílago que dejamos en el asfalto o camino (que razón tenía mi suegra, la mujer). Pero éramos olímpicos, invencibles, máster, héroes, protagonistas, y sobre todo nos sentíamos vivos. Dichosa insensatez. Dichosa brizna en el monzón.


Poco a poco el club fue creciendo en fama.  Todos sabían quiénes éramos. Esos, “los rebanadores de cabezas” (aunque a ciencia cierta nadie acertaba al 100 por 100 con la explicación del apodo) Y de repente decidimos organizar una carrera. Y la concebimos a nuestra imagen y semejanza. Lo dimos todo y cada año lo fuimos superando. Gracias a todos aquellos y a todos estos que saben cuál es la primera regla y ultima del club. “Poner toda la carne en el asador”.

Por el camino se fueron algunos de aquellos, en busca de otros aires u objetivos. De otras quimeras quizás, aunque sin ellos saberlo ya estaban infectados de insensatez. Uno incluso  se nos fue para siempre, una persona enorme pero un insensato cuando se calzaba unas zapatillas… más siempre será recordado.

En fin. Aquella seguramente fue la esencia de lo que ha sido el club en estas 2000 entradas, aquel fue el poso, sin duda. Por eso cada hombre o mujer que entra para pertenecer al club saben a qué atenerse, y lo dan todo, con virtudes y defectos, sabiendo el límite y tocándolo con la punta de la lengua. Baten sus “marcas”, corren maratones pese a que nadie creía en ellas…o ellos, suben montañas por sendas imposibles en sus anteriores cálculos…y ……Y por eso  llegaron nuevas caras buscando esa insensatez quizás, haciendo de este club una gran familia, de mujeres, de maridos, de hijos, de padres y sobre todo de amigos.


El tiempo nos ha forjado a base de kilómetros, pero de muchas más cosas (ostias incluidas). En parte gracias al ver al otro superarse y sufrir. Reír, llorar, emocionarse. Amigos que son como hermanas pequeñas o hermanos mayores. Vínculos  en estos 8 años y 2000 post  que ya van más allá del atletismo y del propio club, porque esos y esas ahora además de darte de ostias están cuando los necesitas. Por ellos he escrito hasta ahora y en parte por ellos he corrido hasta ahora. Por eso les pido que escriban y corran por mí… Mientras las velas sigan siendo sopladas por el viento, mientras quede un solo remo.


Todo está aquí, en este blog, que cada día abro sacando fuerzas de flaqueza, con la esperanza de levitar o de que el viento me lleve, en los dos casos como….

Brizna en el Monzón.


2000 capítulos. 2000 gracias a todos y todas.


Para bien o para mal, AQUÍ esta nuestra historia.


Palabra de pronador.


RESCOLDOS DEL VERANO 2016 - III PARTE - Alalpardo


                                 De cuestas y panceta - Por Pepe Jaén




El pasado sábado 20 de agosto me fui a correr la 33ª edición de Alalpardo, jamás había estado en ese pueblo, miré el mapa y vi que estaba cerca de casa, así que salí una hora antes de la carrera. Al final me perdí y recogí el dorsal por los pelos, la carrera era a las 20:00 h y llegué a las 19:50 h. . Dan la salida y a correr, todo cuesta arriba, primero unos 600 m. de asfalto hasta salir del pueblo, luego todo campo, subir y subir; aún hacia bastante calor, que calvario entre el calor y subir pendientes, me dije que leches hago yo aquí?, resignación y a seguir. Miraba el reloj y por el tiempo me dije, el avituallamiento tiene que estar cerca, ultima cuesta a llanear y ahí estaba el ansiada agua, unos tragos el resto por encima y a seguir pateando caminos, luego la cosa se suavizo, 1.5 km aprox. cuesta abajo y luego llano, para terminar bajando los primeros metros de asfalto del comienzo y entrada en meta.... la plaza de toros, de dónde se dio la salida. Desmoralizado en principio por ver mi crono y lo fatigado que estaba, me contente al mirar los listados y ver que había entrado el 64 de la general de 125 corredor@s entrados en meta, el 10º de mi categoría. 

A continuación bolsa del corredor y bocata de panceta, que más se puede pedir para una tarde de verano. 

FIN DE SEMANA VILLANO – Estrozacuerpos



                                                       CARRERAS
El sábado el Triatlón Ciudad de Guadalajara. Pa estrozarse entérico.


Apuntaos:
----------------------------------------------------------------------------------

El domingo la Legua de Valdilecha con una cuesta pa dejárselo to.

Apuntaos:
 ------------------------------------------------------------------------------------

El domingo el estrozapiernas de Braojos.

Apuntaos:
 ---------------------------------------------------------------------------------------
QUEDADAS
El sábado la típica quedada  déjate las patas, a las 8:30 en onde siempre.
El domingo de compras al LIDL por confirmar hora.

RESCOLDOS DEL VERANO 2016 - II PARTE - Volta a peu a La Barona





La Barona es un pequeño pueblo de la provincia de Castellón.


Hasta allí me desplacé la tarde del sábado 30 de julio para correr  la 31 edición de su carrera popular(o volta a peu, como dicen por aquellos lares). 


Caloret, humedad y un circuito rápido de 5 kilómetros.


Como siempre encantado de representar al club allá donde vaya. Y de sumar.






 
De 131 llegados a meta.

Puesto 55

Tiempo 21:06

RESCOLDOS DEL VERANO 2016 – I PARTE – Triatlón Pareja y travesía Palmaces.

                                                    PAREJA

El pasado 25 de junio uno de los nuestros nos represento en el Triatlón de Pareja.


Uno de esos pocos que se atreve con todo. Sin flotador, ni ruedines.







PUESTONOMBRENATACION 1500 metrosBICICLETA 40 km.CARRERA 10 km.TOTAL
270EDUARDO LOZANO VALVERDE0:39:061:24:140:53:173:01:35



                                            PALMACES
Posteriormente, el 5 de agosto, en Palmaces 3 de los nuestros (así lo demuestra la equipación que lucen con orgullo, al igual que ese pedazo de gorro duodenal) participaron en la travesía a nado. Dos en los 3000 metros y uno en los 1500 metros.







Todo esto sin flotador

PUESTONOMBRETIEMPO
86JESUS ROMO LOPEZ0:56:563000
219EDUARDO LOZANO VALVERDE1:25:463000
102DAVID GARCIA SERRANO0:43:521500