Somos el club de atletismo Villanueva, somos corredores populares, seguramente nadie nos recordará. Seguro que a ninguno de nosotros se nos olvidara jamás.

Milla anaeróbica de Navarrosa 2.014.






De forma anaeróbica y con una falta de oxigeno que las fotos reflejan, Tomás Serrano y Julián Mota, compitieron en esta milla que se celebra anualmente en Azuqueca. No tenemos los tiempos por que salieron tan rápido que no les dio ni tiempo a pulsar el start y el end. Y tenemos fotos gracias a que Jaime tiene una cámara que es capaz de captar la velocidad de la luz, que sino……







Nota de prensa sobre el consumo de oxígeno:

Dependiendo de la intensidad del ejercicio y si este no sobrepasa unos límites marcados por las pulsaciones de cada uno, se llega a una situación estable en la cual el sistema cardiovascular y respiratorio dan el oxigeno necesario a nuestros músculos, ya que estos aumentan su funcionamiento.  Lo llaman ejercicio aeróbico que es cuando salimos en grupeta a entrenar y aun no han empezado “las ostias” y nos da para contar anécdotas, chistes y penas.

Cuando corremos carreras como la milla de Navarrosa (a no ser que seas un patas cagas) como sales a “degüello” la intensidad es tan alta que llega un instante en el que nuestro sistema no es capaz de proporcionarnos todo el oxigeno que requiere nuestro body, en ese momento se produce un incremento del ácido láctico en la sangre, llegando al umbral anaeróbico. Que es cuando abres la boca mucho, mucho, mucho, y al intentar tragar aire solo te tragas la campanilla.












Las fotos realizada por Jaime Serrano Castellanos (y su super camara):





EL COLUMPIO AZUL






Ayer 24 de junio se cumplieron 6 años desde la fundación del club y el mismo número de años se cumplen hoy de la creación de este blog…..
Por eso antes de que me alcance el tedio del caluroso verano quisiera exponer mi propia  y particular vision de las cosas.


 Del templo a la taberna…(6 años)
Soy un romántico (un poco borde, sin duda) pero romántico.
Hasta no hace mucho tiempo yo corría solo. Y la soledad me llenaba. Iba del trabajo a casa, de casa al camino, del camino al asfalto, del asfalto a casa, y allí anotaba cada día de entreno en una libreta azul, en cuyo reverso a su vez escribía mi historia. Así hacia mecer el columpio de mis días como corredor.
No recuerdo bien cómo llegué a pertenecer a este club. Si realmente yo lo encontré o si fue al revés, y sí tras una curva el vino en mi busca.  No recuerdo  cual fue el primer rondo villano que rondé, cual la primera carrera que corrí bajo este estandarte que lleva una victoria sin cabeza y en zapatillas como símbolo principal.  Ni como surgieron palabras en mi vocabulario como élite, patas cagas, equipo, morralla, si tú caes yo caigo, villano o rebanar en lugar de adelantar. Desde aquel momento hace seis años sigo haciendo lo mismo que hacia cuando salía yo solo, pero en compañía. Y transité sin hacer cuentas ese  paso de ir del templo a la taberna sin complejos. Dejé de anotar los entrenos, para qué, eran tantos que perdí la cuenta en cualquier cuneta o llegada al sprint tras una quedada.
Lo que sí recuerdo son las alegrías y las penas vividas en este club junto a mis compañeros de “correrías”, y no porque mi memoria sea la de los elefantes sino porque con mi prosa vil fuí rellenando espacios en blanco en este blog. Llenándolo de lágrimas, risas, nubes y versos a partes casi iguales junto a fotos, estadísticas y posibilidades efímeras. Un tiempo, esos 6 años, en el que incluso me ha dado para conseguir alguna amistad de gente que en otras circunstancias ni siquiera hubiese imaginado. Y que creo que a vosotros os pasara lo mismo.
Desde hace un tiempo nunca corro solo, ni escribo para mí solo. Vosotros llenáis y acumuláis estadísticas en el otro cuaderno azul en cuyo reverso escribí sin permiso vuestra historia. Y el columpio sigue meciéndose, pero con otro son.
Y es que tras MIL SEISCENTOS SETENTA y pico post en un poco más de seis años, rozando las 350.000 visitas y los ciento setenta mil comentarios, sería difícil cuantificar las satisfacciones que me ha brindado este blog, un espacio maravilloso que inventé una tarde de junio. En este tiempo, tanto el club como yo mismo se  ganó el cariño de muchísima gente y,  sobre todas las cosas, abrí mi corazón de par en par, dejando entrever mis virtudes y mis miserias, mostrándome tal como soy, porque este blog aun estando dedicado a un colectivo lleva mi firma. Eso fue inevitable. Me expuse demasiado, quizás, pero no me arrepiento de nada.
En él, de cualquier manera, ha habido una cantidad innumerable de colaboradores (todo el que ha querido que su relato, vivencia o carrera fuese publicada no se le ha negado, este es también su trozo de cielo, por supuesto) , pero debo destacar, si se me permite, a Eduardo Lozano, con sus fotos, sus estadísticas, sus clasificaciones (buscadas en ocasiones en plena madrugada para tenerlo todo a punto al momento) y por supuesto sus sabios relatos que me sacaban de apuros cuando la musa se olvidaba de mí persona..
He escrito crónicas reales, ficticias, relatos de sufrimiento en la carrera, historias de gozo al cruzar las metas, acertadas, surreales. Conjugando a veces verbos imposibles. Hablando de vosotros, amigos, al fin y al cabo.
No pensé ganar un Pulitzer por todo ello, pero si el haber llegado en algún instante a vuestros corazones, eso ya me sería harto suficiente. He suplantado nombres para firmar alguna que otra. He plagiado “a mi manera” canciones y poemas para hacerlos nuestros. He atrapado nubes que sería imposible hacerlo sin una pizca de imaginación.
Os agradezco a todos el haberme otorgado este espacio durante estos años. Los que estáis en el club y a todos esos (estos 94 )que alguna vez estuvisteis y formasteis parte de él, de los que aprendí y siempre me aportaron algo. De corazón.
Son tantos los ratos y los nombres que prefiero no escribir uno solo. Todos me habéis aportado algo en estos años. Y casi siempre para sumar.
Si en alguna ocasión no acerté en mis palabras o en mis comunicados, no voy a pediros perdón. Al igual que fuisteis libres de entender lo que leísteis yo fui libre de escribir lo que pensé.


Los besos metálicos (2013-2014).
Esta temporada que toca a su fin. La temporada 2.013-2.014. Ha sido por diversas circunstancias una temporada de  Reconstrucción. De cambiar los nombres de las cosas, de olvidar temporalmente algunas caras, de aceptar que no todo es fácil, que no siempre los huesos y los músculos  aguantan el peso exterior e interior, de asumir que toda sabiduría y experiencia no resisten a veces la fuerza de algunas corrientes, de comprender que no se puede ganar todas las veces. De darme cuenta del GRAN VALOR de personas sencillas que hacen cosas extraordinarias gratuitamente. Quiero hoy y por siempre darles y gritarles ese valor que tienen sin ambigüedad, sin negaciones ni negociaciones. A sido un tiempo de acostumbrarme a ver el vaso medio vacío en lugar de medio lleno. De simplemente llegar. De convivir con ello y darme cuenta de que aun así la vida me llena.



Correr y delirar …Correr y abandonarlo todo.…Correr y atravesar..Llegar hasta el final de todo (muchos kilómetros).
Esta temporada que para mí empezó en un túnel que me llevó por las entrañas de Madrid, me ha devuelto al calor del impredecible verano junto a unas pistas, en Villanueva, a  la espera de que algún villano o villana se deje caer, y junto a él o ella salir a sufrir y conversar por los caminos..

Que esa esencia de club no nos falte nunca, por mucho que nos mareen con otras cosas que nada tienen que ver.

En ese tránsito de 10 meses que podría parecer corto he encadenado toda clase de carreras y una cantidad incalculable de kilómetros y de entrenamientos por las calles villanas y los caminos villanos.
De (pinchando en cada lo veras):
Una playa, un túnel, ser villano o héroe, M-S, un villancico, un cocido, Sevilla, de vuelta a Segovia, Rock and Roll, una pastilla roja, y tantas otras hasta 18 esta temporada en la saca y lo que queda aún por venir.

Sabina canta aquello de “si lo que quieres es vivir cien años no vivas como vivo yo”. Yo (y seguramente alguno de vosotros diría eso de “si lo que quieres es correr cien años no corras como corro yo”. (Reduce los kilómetros, la velocidad y vacúnate contra el azar).

La próxima temporada intentaré ser mejor pero jamás diferente. Y aunque a veces amenace con hacer solo diez miles o publicar solo las fotos y los resultados en el blog no se preocupen (si es el caso), ya que no tengo remedio. Soy un romántico, y no lo puedo evitar.


                    Tú nombre gritareeeeeeeeeee.




DESFILE VILLANO



El sábado día 21 de junio, con motivo de las fiestas de Villanueva, se celebro en las pistas de atletismo un desfile con los clubes y agrupaciones deportivas de la localidad.

Allí estuvo el club y la escuela de atletismo con alguno de sus integrantes.






Fotos de la escuela y club de atletismo (Edu Lozano):









En el mismo desfile participaron el resto de deportes que se practican en la localidad. Y además hubo una exhibición de la escuela de motos.




Otros clubs y agrupaciones de Villanueva (Edu Lozano):