Cuando los sueños se hacen realidad hay que ver lo que te duelen las piernas al despertar

40 MARATÓN DE MADRID - EPISODIO III




LA INSOPORTABLE (NO) LEVEDAD DEL PERCHERON



                                   Crónica del Pronador errante


El ser humano atraviesa el presente con los ojos vendados, sólo puede intuir y adivinar lo que de verdad está viviendo; y después, cuando le quitan la venda de los ojos, puede mirar al pasado y comprobar qué es lo que ha vivido y cuál era su sentido.

Milán Kundera.


El corredor popular corre sin cabeza, a veces no sabe ni cual calle está pasando en una carrera cualquiera en Londres o Madrid, solo mira su reloj e intuye o adivina cuando llegará a meta; y después con el paso del tiempo, cuando se coloca la cabeza sobre los hombros, se sienta recordando todas esas carreras y en todas encuentra un sentido, y sus ojos se llenan de nostalgia soñadora. Por eso me gusta dejarlo por escrito, por si alguna vez la pierdo...la cabeza digo…para siempre……..

José Valencia.

                                      Maratón de Madrid 2017


Cada maratón es una experiencia única, ya puede ser el primero o el cincuenta que corras, lo que pasa ese día no volverá a pasar nunca.

Por eso en meta, según fui viendo a mis otros 16 compañer@s de club les di un abrazo ( a los que vi, a los que no desde aquí se lo envío) para darles la enhorabuena de corazón (eso que me sobra entre otras virtudes y muchos defectos), porque sé lo que significa, sea cual sea el tiempo y la cantidad. Os admiro compañer@s.


No hay mucho que decir, eso es cierto. Mirando el crono de este mi maratón, pasara inadvertido y sin más pena que gloria, pero que cojones señoras y señores que he corrido un maratón y no es cosa baladí eso. Es una pena, pero cuando ya llevas más de media docena (en mi caso este era el 14 de asfalto) y un montón de carreras “imposibles” pareciera que a uno no le costase, y nada está más lejos de la realidad….me cuesta y mucho. Demasiado diría yo. ESA ES LA INSOPORTABLE (NO) LEVEDAD DEL PERCHERÓN. Que piensan y deducen que lo haces con la gorra devaluando el esfuerzo, cuando este es igual o mayor que el de cualquier plusmarquista.

Después de entrenar y correr el maratón de montaña de El Escorial a principio de temporada y hace dos meses entrenar y correr el maratón de Sevilla pensé que no entrenaría y correría más maratones “en mi vida” (o eso fue lo que dije, pero en general y para dar la razón a muchos soy un BOCAZAS, en fin). 

El caso es que tras Sevilla empecé a salir a entrenar y me encontraba bien (dentro de lo que una persona con mi cuerpo y taras pueda usar la palabra bien). A lo que se sumo que Fernando y Jesús querían empezar un plan juntos para Madrid, y me “propusieron” unirme a ellos…y por supuesto…me uní…No tengo remedio, porque esto es lo que realmente me gusta; entrenar, darlo todo en cada salida por el campo o en el rondo, correr con los colegas que era algo que eche en falta para preparar Sevilla; dejarme el cartílago, el hueso y el alma cada día en mi otra vida y mi otro yo (el que corre), aunque me digan “vas a reventar” “te estas sobreentrenando” “no vas a llegar” “te vas a salir” “si yo entrenara la mitad”  “sub 3 horas” etcétera,  jeje. Yo sigo porque es lo que me hace feliz y vibrar; salir, correr, el airecillo de la libertad, el carpe diem, lesionarme, volver a empezar de cero. Sino para mí no tendría sentido estar en un club de atletismo y me apuntaría a uno de escritura creativa y ortográfica, para así no errar tanto en la palabra en este blog y dejar de herir la vista de los sibaritas..

Jesús y Fernando. Fernando y Jesús (incluso en una tirada larga se unió Basi, una que se hizo muy, muy larga..) Con ellos hice un plan de 3 días a la semana con mucha calidad y pocos  o ningún kilometro basura. De 40 a 60 km semanales, no más. Eso sí 40 a 60 al tope de mis posibilidades. Tiradas inolvidables (sobre toda la que vino el Basilio) por el campo de 30 y 32 km. Entrenos a ritmo maratón por el rondo dejándonos el resuello. Series a tope de gama. Invadiendo el día a día con momentos extraordinarios en cada uno de esos tres entrenos semanales, bombardeando lo imposible con ritmos poco probables.

No tenia dorsal, pero el señor David Hernández que andaba lesionado me ofreció el suyo y no lo dude. Es una pena David, pero seguramente que bajo tú ilustre nombre sea quizás el peor maratón de tú vida en cuanto a tiempo realizado. Pero si me hubieras visto entrenar los meses antes y correr ese día estoy seguro que te sentirías orgulloso de mí. GRACIAS AMIGO.

Sabía que en algún momento pagaría Sevilla, pero no me importaba, iría a por todas hasta el final o hasta donde me diera mi pesado cuerpo de percherón. El día 23 era el día del maratón y era el día que tocaba vivir, sin más.  El mañana no me importaba; ni el anterior maratón, ni el siguiente; solo pensaba en este.

Por eso llegue con un plan arriesgado que se convirtió en uno suicida una vez me vi metido entre tantos miles de almas que vitoreaban y cantaban en la salida que era como un eco prolongado en mil ecos en mi cabeza, en mis venas, en mi corazón; y me inmole desde el primer segundo. ¡Y como disfrute!, levitando Castellana arriba con Jesús, bajando Bravo Murillo a 4:25, dejándome las fuerzas para enfilar Preciados, reventando por la calle Mayor, Palacio Real y Ferraz….1:38:52…media maratón.  Y todas esas nubes atrapadas por el camino.La OSTIA.

Y le dije adiós a Jesús. Y dije hola y adiós a Tomás y Fernando. Y dije hola y  adiós a David. Con el corazón porque el resto del cuerpo no podia...Y me encomende a San Genaro de Napoles Santo Patrón... para ser brizna en el monzón..
 

Por eso y por mi insoportable (no) levedad de percherón en algún punto entre el 21 y el 25 me di cuenta que lo que quedaba hasta meta sería un calvario, . ¿Y qué?, pues a pasarlo, a disfrutar del sufrimiento de la casa de Campo, del Calderón (¡Atleti cuanto te quiero!), y seguir, y seguir, pese a que la cabeza decía no, pese a que las piernas decían no…. el corazón decía sí, porque de eso tengo para dar y tomar, ese que golpea dentro del pecho y que es mi mecanismo de defensa ante lo racional. Ronda de Atocha un ratito a pie y otro pronando, Paseo del Prado, toca sobrevivir que solo son 3 km a la meta, venga, los que no corremos rumiamos, y rumiando, pronando y golpeando con mis pezuñas de percherón (“clon, clon, clon”)  el sólido  suelo llegue a El Retiro para enfilar los 42 y pico por decimocuarta vez, y como en todas las anteriores sin fuerzas para más….



Solo hay que dar un vistazo a mi primera media (1:38:52) LA OSTIA y la segunda (2:07:08) LA GRAN OSTIA para dar crédito al título de la crónica “LA INSOPORTABLE (NO) LEVEDAD DEL PRECHERON….
Pero jamás me sentí más orgulloso de llegar a una nueva meta. 




Resumiendo, que estoy muy contento con lo realizado y que lo volvería a hacer una y otra vez de la misma forma. Lástima que este haya sido el último. No quiero llegar demasiado alto, ni ir demasiado lejos, ya que tengo vértigo y miedo a perderme…







Extracto del estribillo de la “Canción del Percherón”


Si lo que quieres es correr cien años,  no corras como lo hago yo.

Búscate un trainer personal, haz series de menos a más

Si crees que”ya”  tienes una cierta edad, reduce la velocidad.

Mantente dentro de tu plan, y ten cuidado con la pulsación.

Si lo que quieres es batir tú marca, no entrenes como lo hago yo.

Corre con la cabeza y olvida lo que te dice el corazón.

Y si llega otro maratón…deja pasar la tentación…

5 comentarios:

Dave dijo...

Gran crónica jose, de esas que sientes, te enganchan y hasta ponen los pelos de punta de emoción. Yo también recuerdo el abrazo, lo habíamos conseguido. Sigue pronando compañero eres un ejemplo

Jesús dijo...

Estabas para reventar Madrid pero bailaste demasiadas sevillanas este año. Me quedo con todos esos ratos compartidos por la Campiña, por todos esos ratos tirando de mi, gracias majo!!!

Ya sé que era el último, así que nos vemos en alguno de los siguientes ;-P

Merce dijo...

El percheron es incansable,cae y se vuelve a levantar, se nota que esto es lo suyo y no le importa lo que suceda.
Enhorabuena José por tu no se cuantos maratones.
Sigue disfrutando por muchas carreras más más y más y nostros leyendo tus hazañas.

José Narciso Valencia dijo...

Gracias a todos compañer@s y amig@s por las felicitaciones y los ánimos. Esto me da fuerzas y mucha energia para seguir escribiendo y pronando. DE corazón.

Anónimo dijo...

Por muy mal que se le de una carrera a uno, el mérito siempre será mayor que el de aquel que no se atrevió a correrla. ¡¡¡Grande!!!

David (Somo)